miércoles, septiembre 13, 2006

textiles y ecodise�o

Tomado de Agrobio.org, descargado el dia 14 de Septiembre del 2006 de http://www.agrobio.org/bioactualidad.php?id=84, por Diana Alayon Tarquino.

Este es otro articulo que habla de la aplicacion de nuevas fibras naturales a la confeccion. Esto ha sido posible gracias a los cultivos MG (manipulados geneticamente)sobre los cuales se especula mucho pero se sabe poco, la gente siempre habla de lo malo de estos alimentos sin ningun fundamento, en cambio, desconocen sus bondades. Prendas con alma verde.


Prendas de Versace hechas con maíz GM



En un anticipo de lo que podría ser la moda del futuro, estilizadas modelos con prendas de diseñadores como Oscar de la Renta, Versace y Ralph Laurent, se deslizan por la pasarela, con prendas hechas de maíz genéticamente modificado.



El escenario es una conferencia de biotecnología en Toronto y los vestidos están confeccionados con una nueva fibra llamada Ingeo, la cual es producida en gran medida con maíz GM.



De esta manera, la biotecnología comienza a desempeñar un importante papel en la industria de la moda, teniendo en cuenta las preocupaciones de sus clientes sobre la ecología y la dependencia del petróleo extranjero empleado para producir fibras sintéticas como poliéster y nailon para la ropa.



El algodón sigue siendo la fibra natural más popular, en el mundo se siembran 9.8 millones de hectáreas de algodón GM; existiendo un 50% de probabilidades de que la ropa fabricada con este material sea genéticamente modificado.



El 24% del maíz que se siembra en el mundo es GM, a lo cual la empresa de Nebraska que convierte maíz en fibras Ingeo, admite que no separa el cultivo modificado genéticamente del cultivo convencional que llega a la fábrica.



En cuanto a las fibras obtenidas con estos materiales el director de investigación de Linda Loudermilk Inc., Martín Dudziak, confeccionista que produce prendas de ropa con Ingeo, aseguró, "Creemos que tienen un futuro tremendo, especialmente porque el mundo del consumidor empieza a darse cuenta de que tiene sentido emplear algunos de estos materiales diferentes como alternativa a la energía y a las telas".



A principios del año próximo, Linda Loudermilk empezará a vender cinco prendas diferentes, incluyendo jeans y chaquetas de Ingeo.



Muchas otras empresas de confección planean seguir el ejemplo, ya que, dependiendo de su uso final, la fibra genética podría lucir como algodón o poliéster y no alteraría el producto final. Incluso, hay planes de desarrollar, para el mercado estadounidense, pañales desechables que se biodegradan rápidamente basados en el maíz y de esta manera reducir el volumen de estos en los vertederos. Los pañales hechos de Ingeo ya se venden en Italia y España.



Con la introducción del Ingeo a las prendas de vestir, la industria prevé un futuro promisorio de más de 181.000 millones de dólares en ganancias.