lunes, septiembre 25, 2006

La belleza de los productos sostenibles

Los productos de "belleza total" son la fuente de todos los problemas medioambientales. Aspectos fundamentales tales como la polución, la deforestación, la desaparición de especies y el calentamiento global son efectos colaterales de las actividades que proporcionan a los consumidores comida, transporte, techo, ropa y un sin fin de bienes de consumo en el mercado actual. Los aspectos ecológicos y sociales se hacen más importantes que nunca y un nuevo y vital rol se abre al diseño.
Muchos productos bonitos presentan una cara oculta menos agradable, en general desconocida por el consumidor y a menudo imperceptible también para el diseñador. Este espacio en la red revela estos impactos medio ambientales y sociales mostrando como pueden ser diseñados de forma que se creen como productos de "belleza total". Los productos sostenibles son en definitiva los más beneficiosos para las personas, el planeta en su conjunto.
La mayoría de los diseñadores prestan atención a la forma y funcionalidad pero en contadas ocasiones lo hacen al proceso de fabricación, es decir a como se hacen los productos. Precisamente en la fabricación es donde se producen la mayoría de los impactos ambientales y sociales, produciéndose el daño tanto por la extracción de las materias primas como por la polución debida a los procesos de transformación. Existe por lo tanto la noción de responsabilidad del productor. Los productos no desaparecen al ser vendidos. Todos los productos mueren eventualmente cuando llega el final de su vida útil, pero ¿dónde van a parar después?
Los diseñadores y consumidores con criterio empiezan a mirar más allá de la apariencia, reconociendo por ejemplo que una silla puede parecer bella, pero ¿realmente un producto puede representar la genialidad humana si se fabrica utilizando medios que polucionan o explotando a los trabajadores?. La "belleza total" de las soluciones que vamos a presentar se extiende a procesos de reciclaje elegantes, flujos de energía eficientes, y materiales tan seguros que podrían ser comidos.
Este libro presenta un marco simple y radical para la sostenibilidad. El protocolo cíclico | solar | seguro es fácil de entender para comprender la naturaleza de los productos y como pueden ser más sostenibles.
Es rápido y fácil de usar tanto si está diseñando un producto como si está considerando comprarlo. Los aspectos ambientales son complejos y puede parecer difícil comprenderlos. Las aproximaciones presentadas en este libro, fruto de las lecciones aprendidas durante muchos años en cientos de innovaciones a productos nos permiten aproximarnos con éxito al reto del diseño sostenible.
Mientras que algunas pocas empresas realizan largos y costosos estudios sobre el ciclo de vida de sus productos, nuestras investigaciones sobre lo que actualmente realizan es muy revelador. De 50 productos examinados, más del 99% utilizaban solamente 24 principios innovadores básicos. Por lo que a pesar de la complejidad involucrada en comprender los impactos ambientales de un producto, existen pocas vías para la innovación, y la mayoría de ellas garantizan una mejora en el rendimiento ambiental.
Productos de aspecto inocente amenazan el entorno
Puede parecer sorprendente, pero la mayoría de los problemas medioambientales son ocasionados por efectos colaterales no intencionados en su proceso de fabricación, uso y desecho. Solo un estudio en profundidad nos revela los problemas medioambientales que ocasionan. Más de 30 toneladas de desechos son producidas por cada tonelada de producto que llega al consumidor. Y el 98% de estos productos que llegan al consumidor final se tiran a los 6 meses. El proceso en su totalidad tiene una eficiencia del 2% en términos puramente energéticos.
Hasta la fecha se ha mejorado mucho. Se han gastado millones en limpiar la industria y las leyes son cada vez más estrictas. Pero, ¿estas medidas son suficientes?, la respuesta es claramente no, dado que el entorno es actualmente un verdadero caos. La "polución legalizada" es el problema, se permite que las empresas contaminen el aire y el agua mientras que no sobrepasen un determinado límite. Se acepta legalmente que polucionemos el aire cuando conducimos nuestros coches. Que esto sea legal no significa que esté bien.
Muchos problemas ocasionados por la fabricación de las materias primas y las consecuencias ambientales son paliados al final del proceso mediante equipos de limpieza costosos. La vía más elegante y efectiva es diseñar el proceso desde el principio. Tal y como comenta el arquitecto verde Bill McDonough "la regulación es el síntoma de la carencia de diseño".
Mientras se han producido considerables mejoras en el rendimiento ambiental en "aspectos usuales" tales como el papel reciclado y el detergente el polvo concentrado, debemos expandir nuestros horizontes radicalmente y comenzar a examinarlo todo, desde los clubes de golf hasta los pomos de las puertas pasando por los lápices de labios.
El diseño es la clave
Seamos o no conscientes, el diseño de productos y procesos es el factor clave del impacto ambiental. Los ingenieros y responsables medioambientales en las empresas pueden reducir una emisión aquí o reducir el consumo de agua allá, pero existen unos límites claros a la mejora que se puede realizar siguiendo este criterio. El diseño es el punto de intervención clave para conseguir mejoras radicales en el rendimiento ambiental de los productos -- ¡y de todos sus derivados también!. Un resumen de Arthur D Little del año 1999 reveló que el 55% de los directivos senior de la industria señalaron el diseño como el mecanismo menos importante para conseguir la sostenibilidad. Los productos sostenibles son por definición aquellos que son totalmente compatibles con la naturaleza en todo su ciclo de vida.
Por ejemplo, los materiales son realizados dentro de un ciclo continuo, la energía utilizada para fabricarlos no genera venenos persistentes en el agua o aire. Algunos productos sostenibles pasar a formar parte de los ecosistemas, tales como las fibras vegetales que son cultivadas y posteriormente utilizadas para los embalajes. Al final del ciclo de vida del embalaje el material es compostado y devuelto a la tierra una vez más. El aluminio reciclado, obtenido de las llamadas "minas urbanas" o "minas de superficie", con este material se puede fabricar una excelente y ligera carrocería de coche. El aluminio se funde utilizando energía de la biomasa o energía hidroeléctrica a pequeña escala, es recogido y rehusado al final de la vida útil del vehículo.
Algunos diseños no afectan demasiado al entorno. Es el caso del cepillo dental Starck, tiene una forma atractiva, pero se fabrica de la misma forma que el resto de los cepillos y no es ni mejor ni peor que el resto de ellos en términos ambientales. Ahora bien, si en el diseñador hubiera decidido cromar el mango, hubiera sido mucho más perjudicial para el entorno, dado que el cromado es muy polucionante. El diseñador sostenible hubiera ideado la forma de diseñar un cepillo atractivo tal y como lo hizo Philippe Starck, pero habría tenido en cuenta también los aspectos sociales y ambientales. Esto significa hacerlo de forma reciclable o quizás utilizando materiales más duraderos como la cerdas naturales en vez del naylon. Este ejemplo particular es examinado con más detalle en el libro.
Todos los nuevos productos deben ser diseñados de forma sostenible, pero los diseños existentes deben ser revisados. Diego Masera es un diseñador que desarrolló una nueva silla para fabricar en pequeños talleres en Méjico. Utilizó una cuarta parte de la madera y dado su diseño y estética se vende por el doble que un diseño convencional. Esto conlleva a una menos presión en los bosques locales, que actualmente están siendo sobre explotados.
Nos queda un largo camino por andar. Solo un de cada diez mil productos en el mercado actual podría ser señalado en términos de buena eficiencia medioambiental. La sostenibilidad es inevitable - se trata de quien será el primero en llegar a la cabeza de playa. Algunas empresas están dando los pasos estratégicos en una línea de negocio de trillones de dólares en los próximos cinco años.

¿ Por qué preocuparse?
Si has leído hasta aquí, probablemente reconocerás la importancia de desarrollar mejores productos. Pero hay barreras que superar, si bien las soluciones técnicas son fáciles de implementar. Las principales barreras algunas actitudes tales como:
"Ayudar a la conservación de entorno parece ser más costoso"
"como diseñador no puedo hacer mucho"
"Si es tan bueno ¿ cómo es qué no se ha hecho hasta ahora?", y
"A los consumidores les importa un bledo el medio ambiente".
En general, los beneficios comerciales del diseño sostenible son:
• Productos más atractivos.
• Sostenibles.
• Menor coste al consumidor tanto para el uso como para el desecho.
• Mayor valor para una cantidad dada de materia prima.
• Se puede vender el producto dos veces.
• Se puede vender el desecho.
• Se puede vender más del producto fabricado.
• Nuevos productos e ideas de diseño.
• Nuevos modelos y direcciones de negocio.
• Mejor colonización de nuevas áreas de servicio y producto.
Costes reducidos y mayores márgenes de:
• Productividad mejorada de los materiales
• Menor coste energético que incluso la gasolina gratuita.
• Menor coste derivados de la manipulación de materiales peligrosos y sus seguros correspondientes.
• Menor coste de monitorización de la polución.
• Mejor control numérico y operacional.
• Menor coste por tratamiento de desechos.
• Ahorros por operar en entornos de trabajo más seguros.
• Menores costes de embalaje.
• Productos más seguros y con menor responsabilidad asociada.
Otro beneficio del pensamiento medioambiental es que se trata de una fuente abundante de innovación. Los desarrolladores de productos se están quedando sin ideas -- casi todos los nuevos productos son refinamientos de otros ya existentes -- el ordenador portátil, el coche más aparente, la pantalla de TV más grande, y demás. Cuando la enorme fuerza de la nueva economía digital y el asombro de la conexión universal solo puede ofrecer neveras que te alertan cuando se ha acabado la leche, sabes perfectamente que los productores están buscando dirección. La sostenibilidad puede ofrecer esta nueva dirección.
La sostenibilidad es inevitable - se trata más bien de quién llegará a ello primero.
Lecciones simples aprendidas de la Naturaleza
Muchas mejoras ambientales provienen simplemente de una mejora de la eficiencia -- si utilizas una lavadora que consume menos electricidad, se quemará menos combustible en la planta generadora disminuyendo por tanto las emisiones y la polución. La misma idea se aplica al uso de materiales -- menos metal significa menos minería y así sucesivamente. Este concepto, conocido como "eco-eficacia", es muy popular quizás por el hecho de que la realización de un trabajo empleando menos energía o materias primas significa que de alguna manera hay una reducción de costes así como una mejora medioambiental.
En todo caso existen límites tecnológicos y termodinámicos para el ahorro que en cada caso se puede alcanzar. Algunas empresas consiguen mejoras entorno al 2%, y usan por ejemplo 98 unidades de energía para la realización del trabajo en vez de las 100 que solían utilizar. En un mundo cada vez mas poblado esta mejora no resulta suficiente, y no ofrece una mejora competitiva significativa --la visión general es que debemos reducir la energía y las materias primas consumidas en un 90%, es decir por un factor de 10. Esta aproximación de "factor de diez" es importante y constituye un reto vital, pero no es suficiente por si mismo.
No es suficiente para ser eco-eficiente. Adoptando solamente la ruta de los eficiente, somos como el Titanic con motores con consumos eficientes -- si, se emite menos humo por los escapes, pero todavía estamos encarando el iceberg...
La vida en la Tierra ha estado presente durante miles de millones de años (3.8 millones para ser exactos), y tiene unos cuantos trucos que ofrecernos. Si aprendemos de la naturaleza y cambiamos la calidad de la energía y materias primas que usamos, entonces podemos acercarnos a ser totalmente sostenibles. Por ejemplo, si utilizamos energía solar, no existe ningún tipo de impacto ambiental, por lo que podemos utilizar toda la que queramos o podamos permitirnos.
Otra idea importante es que los flujos de las materias primas en la naturaleza tienden a ser cíclicos, por lo que nunca te puedes quedar sin recursos. Reciclando mas minerales podemos mimetizar el comportamiento de la naturaleza. Y obviamente utilizando materias primas que han sido cultivadas es también un buen principio de funcionamiento -- actualmente existen plásticos de altas prestaciones y alta tecnología fabricados a partir del maíz así como biocomposites de matera y soja entre los que podemos elegir.
Es muy factible realizar la producción en masa utilizando los protocolos básicos seguidos por los sistemas naturales. Existen cinco requisitos de diseño para los productos sostenibles. Los tres primeros mimetizan los protocolos utilizados por los ecosistemas de las plantas y animales:
Cíclico: El producto esta realizado a partir de materiales orgánicos, es reciclable o compostable, o esta realizado a partir de minerales que se reciclan constantemente en in ciclo cerrado.
Solar: El producto utiliza energía solar u otras formas de energía renovable con la característica de que es cíclica y segura, tanto en su uso como en la fabricación.
Seguro: El producto no es tóxico en su uso y desecho, y su fabricación no involucra emisiones tóxicas ni afecta al ecosistema.
El cuarto requisito se basa en la necesidad de maximizar la utilización de recursos en un mundo finito:
Eficiencia: La eficiencia en la fabricación y en el uso se mejora en un factor de 10, con lo que se requiere un 90% menos de materiales, energía y agua que aquellos productos fabricados en 1990.
Y la quinta reconoce que todas las empresas tienen un impacto en las personas que trabajan para ellas y las comunidades en las que operan:
Social: El producto y sus componentes y materias primas son fabricados en condiciones justas para los trabajadores involucrados y las comunidades locales.
Para un producto dado, es posible cuantificar cada uno de estos requisitos de uno a 100 y esta información puede ser plasmada en un logotipo simple, o puede ser representado mediante texto como un índice estadístico vital: 50|30|90|40|10.
Tenemos los elementos técnicos para construir un sistema industrial sostenible al 100% en casi todas las áreas - muchas de las tecnologías de las materias primas de un futuro sostenible ya existen , y únicamente unas pocas requieren mejoras significativas, especialmente en el caso de la electrónica y la manufactura de los microchips.
El objetivo de un diseño sostenible es simple - hacer que todos los productos sean 100% cíclicos, solares y seguros.
El diseño de producto sostenibles no es conceptualmente difícil. Habiendo analizado mas de 500 productos, encontramos que el 99% de todas las innovaciones ambientales utilizan uno o más de estos diez principios:
1. Mentalidad cíclica.
El producto se vuelve más cíclico utilizando metales reciclados, cristal o plástico, o convirtiéndose en más reciclable, o ambas. Ejemplo: La chaqueta de vellón de Patagonia Synchilla de poliester reciclado.
2. Crecimiento cíclico.
El producto se vuelve más cíclico cuando hace uso de materias primas cultivadas tales como la madera, piel y lana, o convirtiéndose en más bioamigale, o ambas. Ejemplo: Bicicleta de bambú.
3. Energía alternativa en su uso.
El producto vuelve más solar por la utilización de una energía renovable, algunas veces por el uso de energía eléctrica foto-voltaica. Ejemplo: Cepillo dental de relojería.
4. Energía alternativa en fabricación.
El producto se vuelve más solar por la utilización de una fuente de energía renovable en el proceso de fabricación. Ejemplo: champú Urtekram fabricado en una fábrica con energía eólica.
5. Materiales sustituibles.
El producto se vuelve más seguro como resultado de la sustitución de materiales o componentes tóxicos por otros más seguros. Ejemplo: Nevera de propano de Greenfreeze.
6. Fuentes solidarias.
El producto se vuelve más seguro en el sentido de la preservación del hábitat, y también más social, obteniendo las materias primas de fuentes solidarias o de bajo impacto ambiental tales como los bosques aprobados por el FSC. Ejemplo: Atún capturado preservando los delfines y albatros.
7. Utilidad
El producto se vuelve más eficiente proporcionando una mayor utilidad al usuario, tales como productos multifunción o productos alquilados. Ejemplo: Herramienta 4 en 1 de Black & Decker.
8. Durabilidad.
El producto se vuelve más eficiente en el uso de materiales si son más duraderos. Ejemplo: Spacepen Millennium II contiene tinta para toda la vida.
9. Eficiencia
El producto se vuelve más eficiente en la utilización de energía, agua y materiales, tanto en la fabricación como en su uso. Ejemplo: Silla inflable de SoftAir.
10. Bio-todo.
El producto se vuelve más cíclico, solar y seguro como resultado del uso de organismos vivis o técnicas bioquímicas. Ejemplo: Algodón coloreado naturalmente de Foxfibre.
Al margen de todo el complejo análisis del ciclo de vida que hace la gente, existen relativamente unas pocas opciones abiertas a los desarrolladores de productos. Esto significa que es probablemente más fácil de los que la gente piensa incorporar innovaciones ambientales.
Los que parece radical hoy será lo normal mañana. La reconversión al 100% sostenible no es solo posible, sino que puede ser una realidad en el 2100, y nos facilitamos la capacidad de rediseñar todos los productos para que sean 100% cíclicos, solares y seguros.
Los otros beneficios de los "10 pasos" es que pueden ser fácilmente aprendidos. Mediante nuestros cursos on-line. Estaremos dando los primeros pasos para convertirnos en diseñadores sostenibles. ¡Buena suerte!.

http://www.biothinking.com/intro-es.htm

Paola Medina